Las propiedades de un buen aceite están en función de la limpieza, cuidados y trazabilidad del producto. Si
a esto unimos la composición de los terrenos, la situación idónea de
las fincas (a 470 y 730 metros de altitud). Conseguimos unos frutos de
amplios aromas y colores que propician la máxima calidad y nos permiten
obtener unos análisis espectaculares.

Este aceite presenta tanto en boca como en nariz un frutado de oliva
de una intensidad media alta con notas verdes de  hierba cortada y  de
hoja de olivo.

En boca es muy armoniosos, los atributos amargo, picante y dulce
están perfectamente equilibrados, presenta aromas secundarios que
recuerdan la tomatera, la almendra y la alcachofa.